Presentar el libro “Mariposas en el corazón” siempre es una gran responsabilidad. Pero hacerlo en Madrid, en la magnífica sede de la UNED (Escuelas Pías) y de la mano de los dirigentes de Aldeas Infantiles SOS hace que esa responsabilidad se multiplique. Al menos así lo sentíamos las autoras del libro “Mariposas en el corazón”. Estábamos tan nerviosas como emocionadas. Llevábamos mucho tiempo deseosas de estar en Madrid y el momento había llegado. Preparamos esta presentación para que fuera perfecta, pero nunca pensamos que sería además tan emocionante. Desde el primer momento nos sentimos muy bien. La acogida no pudo ser más cálida.

En la mesa nos acompañaban Sara Osuna, en representación del vicerrectorado de formación continua de la UNED que presentó y dirigió el acto. Paloma del Campo representante del Centro Asociado UNED-Madrid y Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS España.  El público lo formaban mayoritariamente familias adoptivas o en vías de adopción,  junto a familiares y amigos. Entre ellos contamos con la siempre encantadora Daniela Fejerman, directora de la película “La adopción”, Montse Lapastora especialista en adopción y directora de los Centros Psicovéritas y nuestra  editora  Maribel Tabuenca.

Esta presentación no hubiera sido la misma si no hubiéramos contado con personas como, Miguel Ángel Vallejo, director del Departamento de Psicología de la UNED, Javier Fresneda, secretario general de Aldeas Infantiles SOS, Ricardo Arce, diseñador gráfico de Aldeas Infantiles SOS, Antonio Llorente y Paloma Santamaría, y por supuesto, nuestro amigo y “protector” de las mariposas, José Manuel Morell, director de la Escuela Nacional de Formación de Aldeas infantiles SOS.  Todas estas personas nos hicieron sentir que estábamos realmente entre amigos y amigas.

También el lugar elegido para la presentación, con su especial magnetismo al fusionar de forma tan inteligente y bella un edificio antiguo con estructuras de diseño actual, contribuyó  a crear un clima  en el que era muy fácil comunicar. A medida que contábamos nuestras historias y profundizábamos en los temas que en cada una de ellas se trata, pudimos ver en las caras de los asistentes el interés. Pero sobre todo vimos a personas emocionadas. La empatía fue casi instantánea y eso propició que los nervios que teníamos al principio desaparecieran como si de vapor se tratara. Sentimos también la falta de Inma con nosotras. Pero podíamos notar su presencia cada vez que hablábamos de su historia.

Cuando los asistentes tomaron la palabra, fue cuando realmente pudimos ver la magnitud de las emociones que había en el ambiente. Familias adoptivas, padres a punto de  recoger a su hijo o hija, abuelos emocionados, padres y madres veteranos en el mundo de la adopción, otros que inician el proceso… y así un sinfín de familias  y profesionales relacionados con temas de adopción que nos hicieron ver que nuestro objetivo de servir de ayuda a las familias adoptivas estaba más que logrado. Así nos lo ratificaron una y otra vez en sus intervenciones dándonos las gracias por haber escrito el libro.

En esta presentación hubo tiempo para muchas risas y llantos emocionados. Hicimos montones de nuevos amigos y amigas, pasamos una jornada inolvidable y aprendimos muchísimo. ¿Qué más podíamos pedir?.  Solo podemos decir alto y fuerte, gracias, gracias y gracias. Ha sido un placer.