¡Un año ya!

primer-aniversario

Un año ya. Un año desde que presentamos el libro “Mariposas en el corazón”, ese “hijo” que parimos cinco madres totalmente implicadas con la adopción. A todas nos unía  el imperioso deseo de hacer visible para el gran público la realidad que supone adoptar. Teníamos claro que muy pocas personas conocían esa realidad. Nuestras cinco historias formaban un buen muestrario de diferentes experiencias en un proceso que no siempre se desarrolla como en un principio puedes llegar a pensar.

El día de la presentación fueron muchas las personas que no pudieron acceder al Palacio de la Madraza de Granada. Ni en nuestros mejores sueños imaginábamos que llenaríamos la sala y se quedarían tantas personas fuera del recinto. Nuestro agradecimiento a la acogida que tuvo el libro será infinito. En estas fechas se cumple ya un año de ese emocionante momento, y muchas cosas han acaecido desde entonces.

Las familias adoptivas, ya sea de forma personal o a través de las muchas asociaciones que existen, han acogido el libro de forma positiva. Muchas nos han hecho llegar su agradecimiento por escribirlo, y es que para muchas de ellas este libro era necesario y se han visto reflejadas en nuestras historias. No todas las familias adoptivas han tenido un proceso duro o difícil, pero si son muchas las que han vivido alguna de las dificultades con las que nos encontramos las autoras del libro, y sobre todo, todas hemos sentido que estábamos siempre en manos de otras personas, que siempre dependíamos de las decisiones de otros. Este sentimiento de impotencia si que está bastante generalizado entre las familias que elegimos la adopción para convertirnos en padres y madres.

Nos hemos emocionado muchas veces con las cartas que estas familias nos han hecho llegar. Pero han sido especialmente emotivas las muchas presentaciones que hemos realizado en cuantas ciudades nos han llamado. Ese compartir en las distancias cortas con las familias, nos ha hecho sentir que, a pesar de las dificultades para escribir el libro, todo ha merecido la pena. Cuanta empatía en el ambiente se respiraba en cada uno de estos encuentros. Nuestro más sincero agradecimiento a las personas que nos acompañaron en Granada, Málaga, Sevilla, Valencia, Alicante, Jaén, Madrid y Segovia. De todas estas ciudades nos llevamos nuevas amistades. Personas con las que llegamos a compartir momentos inolvidables, de los que realmente marcan.

También nos hemos vistos gratamente sorprendidas con la acogida que de “Mariposas en el corazón” han hecho muchos de los profesionales que desarrollan su labor  atendiendo a las familias adoptivas. Para ellos, y según nos han hecho saber, les ha ayudado mucho conocer de primera mano el torbellino de sentimientos y emociones en que nos podemos llegar a ver las familias adoptivas antes, durante y después de la adopción. Entre estos profesionales están los docentes, esos con los que tantas horas pasan nuestros hijos e hijas. Las veces que hemos tenido la oportunidad de visitar centros educativos invitadas por el claustro o por la asociación de padres y madres, han sido experiencias muy positivas. Los docentes nos han agradecido el abrirles los ojos sobre las dificultades que suelen presentar nuestros hijos, sobre todo los que vienen de un país extranjero, en su integración en el mundo educativo.

Pero en este años también hemos recibido críticas, aunque tenemos que decir que han sido pocas, y que han sido recibidas con el respeto más absoluto. Se nos ha acusado de dejar de lado a los padres. Pero siempre hemos aclarado que este era un libro escrito por mujeres, y aunque se habla de los padres, se ha escrito desde el punto de vista de las madres, es decir de nuestras emociones y sentimientos. En ningún momento ha sido nuestro interés quitar protagonismo a los padres, pero tampoco podíamos hablar por ellos. La última crítica fue que este tipo de historias son las que venden de  ahí que hayamos escrito el libro. Entendemos que esta crítica parte del desconocimiento más absoluto de nuestras motivaciones o de una mala información, y desde ese punto de vista la respetamos como cualquier otra opinión o crítica que recibimos sobre el libro.

Queremos agradecer a cuantas personas, de un modo u otro,  nos han acompañado a lo largo de este año.  Esperamos que “Mariposas en el corazón” continúe emocionando y sirviendo de apoyo a las familias. Nuestro interés es que nos sigáis contando que empezasteis a leerlo y no pudisteis dejarlo hasta leer todas las historias, como os hizo llorar y en otros momentos reír,  y que en momentos determinados os ha servido de ayuda para seguir este, a veces, duro camino de la adopción.

Nuestro agradecimiento también a la Escuela Andaluza de familias adoptivas por su apoyo y, como no,  a Aldeas Infantiles por habernos acompañado durante todo este año, haciéndonos sentir miembros de tan gran familia. Desde aquí nuestra enhorabuena por el merecido premio “Princesa de Asturias”. Es un placer colaborar con vosotros.

El equipo de Mariposas en el corazón.